Consideraciones acerca de la hipertensión

La hipertensión arterial (presión sanguínea alta), se define como aquella presión mayor o igual a 140 / 90 milímetros de mercurio, comúnmente referida como 14 / 9, registrada en un mismo paciente en varias oportunidades y cumpliendo con los requisitos de reposo previo y demás indicaciones.

El registro de la presión sanguínea estima la presión máxima o sistólica, y la presión mínima o diastólica. Existen factores que pueden influir en la presión de una persona y que resumiremos como factores ambientales, genéticos, obesidad, dieta rica en sodio y pobre en potasio, con exceso de alcohol o grasas, el sedentarismo, y los factores psicológicos como el estrés.

Según su etiología u origen, la hipertensión arterial suele dividirse en esencial (o de causa no demostrable) en el 90 % de los casos, o secundaria a trastornos renales, fármacos (corticoides, anticonceptivos orales, etc.), por trastornos endocrinos (glandulares), etc. Estas últimas constituyen el 10 % de los casos de hipertensión arterial, y si se logra reconocer la causa suele curarse al tratar la afección que le dio origen.

Los riesgos de la hipertensión arterial suelen ser el desarrollo de accidentes cerebrovasculares (derrame cerebral o trombosis), infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, etc. La hipertensión suele ser asintomática en la mayoría de los casos, o ir acompañada de dolor de cabeza, sobre todo en la zona posterior, de aparición matutina.

Según las cifras tensionales se acordó clasificarla de la siguiente manera:

 

Presión Arterial

Mínima                                

Máxima

Optima

menor de 80

menor de 120

Normal

menor de 85

menor de 130

Normal alta

85 a 89

130 a 139

Hipertensión grado 1

90 a 99

140 a 159

Hipertensión grado 2

100 a 109

160 a 179

Hipertensión grado 3

mayor de 109

mayor de 179

 

Algunas consideraciones:

  • A mayor edad del paciente suelen aceptarse como normales cifras mayores en la presión máxima.

  • Un paciente presentará presión normal cuando se halle dentro del rango de normalidad acordado internacionalmente. No existe lo que el paciente refiere como: "...esa presión es alta o baja para mi...", si la presión es normal.

  • Se deben respetar las indicaciones de administración del fármaco que el médico elija, evitando el error de autorregular la toma o el abandono de la medicación al controlarse registros normales. Tenga en cuenta que si su presión está normal es porque se halla medicado. Hay medicaciones que no pueden ser suspendidas súbitamente pues entrañan graves riesgos.

  • No debe atribuirse la presión alta sólo a estados nerviosos, evitando la medicación.

  • No todos los pacientes se beneficiarán del mismo fármaco y/o la misma dosis.

  • La presión varía según las circunstancias y actividades (nunca es fija).

  • Recuerde que la presión es clínicamente silenciosa. No espere a desarrollar síntomas graves

Todo paciente con presión alta deberá realizar un tratamiento consistente en: dieta, reducción de peso, reducción del estrés, y ejercicios aeróbicos. De ser necesario el tratamiento con fármacos, será decidido por el especialista según el perfil de cada paciente.

 

Dr. Marcelo Cali

Especialista en Clínica Médica

 VOLVER